“Una buena historia puede tornarse aburrida si no se sabe contar”.

Todos tienen historias que contar pero pocos saben contarlas de forma interesante. En Tell tenemos el poder de transformar cualquier historia y de contarla de una manera más llamativa y persuasiva.

Contar historias


El arte de contar historias tuvo su origen hace siglos. Cuando nuestros antecesores, en épocas primitivas, querían dejar huella de sus descubrimientos, pensamientos o creencias, lo hacían mediante el grabado de piedra y la pintura. Estas historias se narraban, inicialmente, de forma visual, luego oral y finalmente, escritas; pero de todas, la visual es la que genera más recordación e impacto. El mejor ejemplo de éstas, son las gráficas, hechas por culturas como la egipcia y la azteca para contar las historias de guerra de sus reyes.

Como se puede ver, las historias visuales transmiten de una forma más fácil  los mensajes y las ideas. Además, rompen las barreras existentes entre el lenguaje oral y el escrito.

El almacenamiento y la recordación de esas historias visuales se realiza en el cerebro del ser humano gracias a la memoria episódica: la encargada de facilitar el proceso de memorización y recordación de los sucesos autobiográficos, como los momentos y lugares. Así, durante años, hemos logrado que las imágenes duren más tiempo latentes en la memoria, un ejemplo son los petroglifos, dibujos en las cavernas.

Las historias visuales salieron de esos lugares oscuros y hoy están por todos partes: en los muros de la ciudad, en la televisión, en el transporte urbano; es decir, ocupan un lugar especial en la vida diaria. Por eso, las marcas comerciales utilizan, cada vez más, las historias para vender sus productos y servicios.

Actualmente, las historias son el gancho perfecto para que las empresas atraigan nuevos clientes, ya que las marcas también venden un estilo de vida, logrando que las personas se identifican con ellas y motivándolas a buscar nuevos caminos, cambios, retos, conocimientos y experiencias. Al mismo tiempo, las historias le permiten a la gente, al menos por un momento, escapar de la realidad, romper la cotidianidad, imaginar e incluso interactuar con otros.


En Tell nos subimos al tren de las historias visuales hace mucho tiempo y durante nuestro trayecto han sido muchos los clientes que han emprendido el viaje con nosotros. Si no se han arriesgado, ¡todavía están a tiempo! Sabemos que tienen proyectos e ideas por contar. Nosotros podemos transformarlas en historias que sobresalgan.

Ahora que conocen el poder de las historias visuales, ¿se animan a transformar sus historias con nosotros?

 

Leave a Reply