philipp meyer

Life, explorar el lenguaje para contar nuevas historias

Por | storytelling | No hay comentarios

Tener empatía para entender las experiencias cotidianas de quienes no escuchan, no hablan, o no ven -como en este caso-, no es tarea fácil. Sin embargo, Phillip Meyer, autor de Life, se propuso un reto aun mayor: contarle una historia visual a quienes no ven.

Cabecera

Durante mucho tiempo, Philipp Meyer, diseñador alemán, se preguntó si era posible contar una historia que fuera de igual acceso para videntes e invidentes. La pregunta inicial fue la más difícil: ¿cómo?

Cuando Meyer inició este proyecto había viajado desde Alemania hasta Suiza como estudiante de intercambio. Su interés principal era tomar una clase sobre cómic e historietas, pues desde hace tiempo tenía el proyecto dando vueltas en su cabeza. El diseñador sabía que si quería contar una historia, debía aprender a pensarla en imágenes y, sobre todo, entender a aquellos que no las ven.

Una vez tuvo claro lo que buscaba, acudió a Nota, una organización que desarrolla diferentes productos para personas invidentes o con problemas de visión. En aquel lugar, lo instruyeron en el campo de los lenguajes táctiles y le presentaron a Michael Drud, quien se convertiría en crítico y guía durante todo el proceso. De su mano descubrió que el proyecto en sí, no se trataba de la historia que estaba creando, sino de mostrar el potencial de contar cualquier situación a través de diversos lenguajes.

Después de muchas pruebas de ensayo y error, en medio de las que casi desiste, tuvo que empezar a tomar decisiones.

Primero que todo, resolvió que no utilizaría el braille. Diseñar un cómic y ofrecerle una experiencia nueva a las personas invidentes, no podía hacerse en un lenguaje con el que ya estaban familiarizados. Por eso, lo siguiente que determinó fue que debía empezar de cero un proceso de creación lingüística.

bus

Con eso en mente, Phillipe se dedicó a construir un lenguaje de figuras simples, a través del cual personas videntes como invidentes, pudieran entender la historia.

I finally experimented with storytelling through simple shapes and forms. With and without text. I always wanted to see how graphically simplified a story can be, without losing meaning. I wanted to use comic techniques, the users imagination and let the medium do the work.

Al finalizarlo, contó con un prototipo en digital del cómic que necesitaba poner a prueba. Así que antes de hacer una versión oficial de Life, Meyer contactó a sus amigos más cercanos y les pidió que leyeran la historia. Quienes participaron -todos videntes-, le manifestaron entender la trama, además, fueron capaces de resumirla aun cuando no había ningún texto.

Con tan buenos resultados, había llegado la hora de la prueba final: El prototipo físico de Life.

Con la versión impresa, Meyer decidió que Michael debía ser quien primero leyera el cómic, y así fue. Su amigo invidente, aunque escéptico al comienzo, no tuvo inconveniente para leer y entender la historia. Es más, ¡la disfrutó!. Lo mejor fue que la misma experiencia se replicó en muchos otros lectores invidentes, a quienes les fue entregado el cómic.

El buen resultado fue, sin duda, producto de las  figuras simples, la diagramación de las escenas y el ritmo de la historia. Sin embargo, más que un ejemplo de buen diseño e innovación, Life se trató de desarrollar un lenguaje sensorial que, a partir de una capacidad común, permitió brindarle la oportunidad de leer un cómic a personas que ya no ven… a personas que nunca han visto.

s1t

On that day I realized that it is possible to tell a story – without ink, text or sound – that comes to life through imagination.


Para conocer más a cerca de Life, este es el link del proyecto clic aquí.